Gafas para perros: mitos y realidades sobre su uso y cuidado

¡Hola amantes de los perros! ¿Alguna vez te has preguntado si las gafas para perros son realmente necesarias o solamente un accesorio de moda? La verdad es que pueden ser muy útiles para la salud visual de nuestros peludos amigos.

Sin embargo, existen algunos mitos y conceptos erróneos sobre el uso de gafas en los perros. Por eso, en este artículo abordaré las realidades más importantes que debes conocer, de forma que puedas tomar la mejor decisión para el bienestar de tu fiel compañero.

mitos y realidades de las gafas para perros

Despejaremos juntos las dudas y comprenderemos en qué casos específicos estas gafas son realmente importantes. También veremos consejos prácticos para escoger el modelo adecuado y lograr que tu perro se adapte a utilizarlas. ¡Manos y patas a la obra!

Mito 1: Las gafas para perros son solo un accesorio de moda

Realidad: Falso. Si bien algunos modelos pueden ser un accesorio estético, las gafas para perros cumplen en muchos casos funciones terapéuticas y de protección visual muy importantes.

Ayudan a prevenir lesiones en perros con ojos saltones, tratar afecciones oculares, proteger de UV, permitir la visión en perros con cataratas y mucho más. Así que no son una simple tendencia, sino un elemento que puede mejorar la calidad de vida de nuestros amigos peludos.

Mito 2: Son incómodas para los perros

Realidad: Las gafas correctamente elegidas no representan una molestia. Al principio puede costarles adaptarse, pero al encontrar el modelo adecuado a su forma de cabeza y tamaño, no suelen tener problemas.

Escoger un diseño liviano, con ajuste suave y lentes de buen tamaño permite que se sientan cómodos. Incluso hay versiones especiales para razas braquiocefálicas de cara chata. Lo importante es encontrar la gafas ideales según sus necesidades.

Mito 3: Los perros ven todo distorsionado con gafas

Realidad: Las lentes para perros no alteran su visión como lo hacen las gafas de aumento en humanos. Salvo algunos casos especiales con lentes correctivos, la mayoría de gafas para perros tienen lentes normales que no modifican su perspectiva visual.

Simplemente actúan como una barrera protectora, pero les permiten ver las imágenes de forma clara y sin distorsiones significativas. Así que no afectará negativamente su visión, pueden usarlas tranquilos.

Mito 4: Son necesarias solo en perros viejos

Realidad: Las gafas pueden ser útiles tanto en perros jóvenes como adultos o seniors. Cachorros con ojos saltones, perros con enfermedades oculares crónicas, razas de vista sensible y ancianos con cataratas, todos pueden beneficiarse de gafas diseñadas para sus necesidades.

No está de más probarlas tempranamente en perros predispuestos a problemas oculares, para prevenir futuros daños. Así que no esperes a que tu peludo sea viejo, las gafas le pueden servir en cualquier etapa de la vida.

Mito 5: Los perros con pelo largo no las necesitan

Realidad: El largo del pelo no determina la necesidad de gafas. Perros con pelo abundante también pueden requerir protección solar, ocular y prevención de lesiones en áreas despejadas como los ojos. Peludos como Caniches o Cocker Spaniel se benefician tanto como perros de pelo corto.

Eso sí, en razas de mucho pelo es ideal elegir gafas con puentes y brazos anchos que permitan acomodar bien el pelaje. Pero el largo del pelo de tu perro no significa que no necesite gafas si el veterinario lo recomienda.

Mito 6: Son recomendables para todas las razas

Realidad: Las gafas no son necesarias ni adecuadas para todos los perros por igual. Depende mucho de la conformación del cráneo y necesidades de cada raza. Por ejemplo:

  • Razas braquiocefálicas como los Bulldogs requieren modelos especiales de puente ancho y ajuste diferente.
  • Perros de cabeza grande y hocico corto como Boxers necesitan lentes más grandes.
  • Razas de pelo largo requieren brazos de gafas más largos y anchos.

Es indispensable elegir el modelo específico para la raza de tu perro. Lo que sirve para un Caniche probablemente no se ajuste bien a un Doberman. Hay opciones para todos, pero no es un “talla única”.

Mito 7: Cualquier modelo genérico sirve

Realidad: Las gafas deben adaptarse a las particularidades de la anatomía facial y cabeza de cada perro. Gafas genéricas baratas pueden no servir.

Lo mejor es buscar marcas que diseñen modelos específicos para razas grandes, pequeñas, braquiocefálicas, pelo largo, etc. También permite elegir entre diferentes colores y estilos.

Gafas personalizadas hechas a la medida de tu perro por un especialista son otra excelente opción para garantizar un ajuste perfecto.

Mito 8: Los perros las aceptarán fácilmente

Realidad: Al principio la mayoría de perros se resisten a usar gafas. Es normal, ya que es una sensación extraña para ellos tener algo puesto en su cara. Requieren un período de adaptación.

Debes tener paciencia, ponerle y quitarle las gafas por períodos cortos, premiarlo y hacer el proceso paulatinamente más largo. Eventualmente se acostumbrará. Ver a otros perros con gafas también puede ayudar a normalizarlas.

Mito 9: No necesitan cuidados especiales

Realidad: Las gafas para perros requieren ciertos cuidados para mantenerlas en buen estado. Hay que quitarlas con cuidado sin doblar las patas, lavar los lentes con jabón neutro y guardarlas en una funda o estuche rígido.

Revisar periódicamente que los lentes no tengan ralladuras y que las patas mantengan su ajuste. Si se las ve sueltas o deterioradas es momento de reemplazarlas. También llevarlas a ajustar por un óptico canino profesional.

Mito 10: Son una solución definitiva

Realidad: Las gafas ayudan a prevenir y proteger, pero no reemplazan en su totalidad la salud visual y ocular. Deben usarse junto con controles veterinarios periódicos, medicamentos si son requeridos y cuidados preventivos.

Si tu perro tiene cataratas, glaucoma u otra condición, las gafas coadyuvan pero no sustituyen los tratamientos indicados por el profesional. Son un complemento, no una solución única.

Consejos finales sobre gafas para perros

Para cerrar, aquí mis últimos tips a la hora de elegir y usar gafas en tu perro:

  • Consulta a tu veterinario si tu perro realmente las necesita o sólo es por estética.
  • Elige el modelo específico para su raza, tamaño de cabeza y necesidad. ¡No a las genéricas!
  • Compra en tiendas especializadas en artículos para mascotas, ópticas caninas o a tu veterinario.
  • Ten paciencia con la adaptación e incentívalo con golosinas y elogios.
  • Revisa que las patas se ajusten correctamente y los lentes estén en buen estado.
  • Límpialas solo con jabón neutro y sécalas bien antes de guardarlas.
  • Ponlas y quítaselas de forma suave, sin forzar ni doblar.

Espero estos tips y realidades vs mitos te hayan ayudado a despejar dudas. ¡Usa el poder de las gafas para mejorar la calidad de vida de tu peludo amigo! Cuéntame tu experiencia en los comentarios. ¡Hasta la próxima!

¿Quieres aprender más sobre tu mascota? Te recomendamos estos artículos que te podrían interesar:

👉 Descubre la última tendencia en moda canina

👉  Secretos para un pelaje espectacular en tu mascota

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Scroll al inicio